Sensibilidad dental: causas y tratamientos

La sensibilidad dental es uno de los problemas dentales más frecuentes, ya que afecta a gran parte de la población. Puede ser molesta e incluso impedirnos disfrutar de algunas comidas y bebidas. Por eso, en este artículo te contamos qué es, sus posibles causas y los tratamientos que existen para mejorarla.

¿Qué es la sensibilidad dental?

La sensibilidad dental es la sensación de dolor o molestia que se experimenta en los dientes ante un estímulo externo, como puede ser el consumo de determinados alimentos y/o líquidos, cambios de temperaturas o el contacto con objetos (como el cepillo de dientes o el hilo dental).

Este dolor o molestia se produce por el desgaste del esmalte dental, que deja expuesta la capa interna de los dientes, llamada dentina. La dentina tiene terminaciones nerviosas, que son las que hacen que el calor, el frío o la acidez lleguen al nervio dental y se genere la sensibilidad dental.

Causas

Existen múltiples causas que la producen. Algunas de las más comunes son:

      • Un cepillado dental incorrecto, excesivo o con un cepillo muy duro
      • El consumo de alimentos y/o bebidas ácidas
      • La presencia de caries
      • Tener dientes fracturados o desgastados
      • Tener las encías inflamadas o retraídas
      • Padecer bruxismo o rechinamiento dental

Tratamientos

Existen distintos tratamientos que ayudan a aliviar la sensibilidad dental. La elección del adecuado dependerá de la causa que la esté produciendo. Algunos de los tratamientos más comunes son:

1. Desensibilizantes dentales

Los desensibilizantes dentales son productos formulados para ayudar a bloquear las terminaciones nerviosas y reducir el dolor asociado con la sensibilidad dental. Se pueden encontrar en colutorios bucales y pastas dentales especiales para sensibilidad.

2. Gel de flúor

El fluor es un mineral que puede ayudar a fortalecer el esmalte dental reduciendo la transmisión de estímulos. El gel de flúor es una técnica que se aplica en la clínica dental.

3. Protectores dentales

Si la causa de la sensibilidad dental es el bruxismo o rechinamiento de dientes, un protector dental o férula de descarga puede ser la solución. Estos dispositivos, fabricados a medida por el dentista, se colocan en la boca durante la noche y previenen el desgaste de los dientes causado por el rechinamiento involuntario.

4. Tratamientos odontológicos

Si la sensibilidad dental se produce por la presencia de caries o de una fractura, serán necesarios tratamientos específicos como obturaciones (empastes), endodoncias o coronas, para tratarla.



Como conclusión, en caso de padecer sensibilidad dental, es importante identificar la causa y tratarla, para poder disfrutar de una salud bucodental óptima. Para ello, lo mejor es acudir al dentista, quien aplicará el tratamiento adecuado.

Sensibilidad dental: tratamiento | ODOS Dental
Ferula de descarga para bruxismo | ODOS Dental
Si te ha gustado, compártelo: