Brackets invisibles y Ortodoncia invisible: ¿Qué elegir?

Existen dos tratamientos para corregir problemas de mordida o de alineación dental: los «brackets» y la «ortodoncia invisible«. Ambos buscan lograr una sonrisa equilibrada y una mejor salud bucal, pero difieren en términos de estética, comodidad, coste… El ortodoncista será siempre la persona indicada para recomendar un sistema u otro, pero si ambos son posibles y el paciente puede elegir, existen varios factores a tener en cuenta antes de escoger una opción u otra. Te los explicamos en este artículo.

Brackets Invisibles: eficacia y estética

Los brackets invisibles, también conocidos como brackets estéticos, son una variante de los tradicionales brackets metálicos, combinando su eficacia con un componente más estético. Están fabricados con cerámica o porcelana transparente (o del color de los dientes), lo que los hace mucho menos visibles que los brackets metálicos convencionales. No son removibles y se ajustan en la clínica dental normalmente una vez al mes.

Ortodoncia Invisible: la revolución de los alineadores transparentes

La ortodoncia invisible es un enfoque revolucionario, que sustituye los brackets y alambres por alineadores o férulas transparentes, hechos a medida de cada paciente. Los alineadores son removibles y se reemplazan cada pocas semanas para mover gradualmente los dientes a la posición deseada.

Brackets invisibles | ODOS Dental
Brackets invisibles
Ortodoncia invisible | ODOS Dental
Alienadores transparentes

¿Qué elegir: brackets invisibles o alineadores transparentes?

Para elegir uno u otro, hay que tener en cuenta diversos factores, como:

    1. Coste:
      Aunque el coste de los alineadores invisibles ha ido bajando en los últimos años, en general, aún son más costosos que los brackets
    2. Comodidad:
      La ortodoncia invisible suele resultar más cómoda, porque los alineadores son extraíbles, lo que permite que:
           * se puedan limpiar con facilidad
           * se puedan quitar cuando se come o también en momentos puntuales, como reuniones o eventos importantes
           * no provoquen molestias en la boca, como roces, irritaciones o pequeñas heridas
    3. Estética:
      Es el principal motivo por el que se elige la ortodoncia invisible, ya que los alineadores son prácticamente imperceptibles
    4. Disciplina requerida:
      La comodidad de los alineadores es, a su vez, uno de sus inconvenientes, ya que requieren un mayor compromiso y responsabilidad por parte de los pacientes para llevarlos puestos el mayor tiempo posible. Al poderse quitar cuando se quiera, algunas personas pueden no ser constantes en el tratamiento, dejándolos sin poner durante más tiempo del necesario. Incluso puede ocurrir que algunos pacientes los pierdan. Todo ello provocaría la prolongación del tratamiento. Por eso, es especialmente importante tener en cuenta este punto en el caso de adolescentes o personas muy despistadas. Y no se recomienda en el caso de niños
    5. Higiene y mantenimiento
      Como hemos visto, los alineadores invisibles se pueden limpiar siempre que sea necesario, al poderse quitar cómodamente. Por su parte, los brackets invisibles se limpian con cepillo y pasta dental en la misma rutina diaria de cepillado de dientes. Pero al no poder quitarse, se requiere que el paciente sea más riguroso en su limpieza y mantenimiento que en el caso de los alineadores
    6. Limitaciones
      En los casos más complejos de maloclusión (mala alineación dental) o problemas graves de mordida, la ortodoncia invisible puede no ser la opción más adecuada, prefiriéndose el tratamiento con brackets tradicional. No obstante, esto siempre lo indicaría el ortodoncista.

Conclusión

La elección entre brackets invisibles y ortodoncia invisible depende de la evaluación de los anteriores factores y de las recomendaciones del ortodoncista. Pero ambos tratamientos son eficaces en la corrección de maloclusiones y problemas de mordida.

Para las personas que valoren mucho la estética y la comodidad, la ortodoncia invisible puede ser la elección más adecuada. Y para los adolescentes, las personas que busquen una opción más asequible, o para los casos particularmente complejos, quizá los brackets invisibles puedan ser la mejor alternativa. Pero esto son solo orientaciones.

En cualquier caso, nunca se recomienda alinear los dientes sin la revisión de un ortodoncista, que es la persona encargada de evaluar las necesidades particulares de cada persona y recomendar el tratamiento o tratamientos más adecuados.

Brackets invisibles y ortodoncia invisible - ¿qué elegir? | ODOS Dental
Con brackets o con alineadores, el resultado siempre es satisfactorio.
Si te ha gustado, compártelo: