Mal aliento o Halitosis

El mal olor bucal, también llamado mal aliento o halitosis, se define como el conjunto de olores desagradables u ofensivos que emanan de la cavidad bucal independientemente de cuál sea su origen. Es un problema que puede padecer prácticamente cualquier persona.

En la mayoría de los casos el mal aliento esta origina por problemas orales. Por este motivo será el odontólogo y  más concretamente el especialista en a encia o periodoncista.

Hay que distinguir tres tipos principales de halitosis: la halitosis genuina o verdadera (el mal olor está verdaderamente presente y se puede medir y objetivar), la pseudohalitosis y la halitofobia. Si no existe mal olor bucal pero el paciente cree que tiene halitosis, estaremos hablando de pseudohalitosis. Si después del tratamiento de la halitosis verdadera o de la pseudohalitosis el paciente todavía cree de manera persistente que tiene halitosis, estaremos diagnosticando una halitofobia.

Aproximadamente en el 90% de los casos de halitosis, el origen del mal olor está en la boca. De estos, alrededor del 60% de los casos se asocian con algún tipo de patología periodontal (gingivitis en un 30% y periodontitis en otro 30%). Por ello, el papel de los profesionales del área odontológica es clave en el control y el tratamiento de estos pacientes.

Los casos de halitosis patológica extraoral suelen asociarse en su gran mayoría con problemas otorrinolaringológicos, y solamente un mínimo porcentaje de casos, con otras patologías sistémicas.

¿Cuál es la prevalencia de la halitosis?

La importancia de esta condición patológica es destacable, ya que se estima que alrededor de un 30% de la población adulta padece o ha padecido halitosis en alguna ocasión.  No se han descrito diferencias de prevalencia entre hombres y mujeres, aunque estas demandan más tratamiento; probablemente, porque se preocupan más de su salud y aspecto. Por otra parte, parece que la prevalencia de la halitosis aumenta con la edad, a pesar de que son los individuos jóvenes los que solicitan más tratamiento.

¿Cuál es la importanciade la halitosis?

La halitosis es una condición relativamente frecuente, cuya aparición tiene relevantes consecuencias, no solo por las posibles implicaciones con la salud, sino también por las posibles repercusiones a nivel psicológico, que pueden llegar a afectar a la vida diaria, relaciones sociales, afectivas y profesionales de los individuos que la padecen.

¿Cuál es la causa de la halitosis o mal aliento?

La aparición del mal aliento se debe, principalmente, a la presencia de unos gases, denominados compuestos sulfurados volátiles (CSV) en el aire expelido desde la cavidad bucal. Los tres compuestos sulfurados volátiles más importantes son el sulfuro de hidrógeno, el metilmercaptano y el dimetil sulfuro. El mecanismo de producción de estos CSV está directamente asociado con el metabolismo proteico de ciertas bacterias, principalmente anaerobias gram-negativas.

El lugar donde, preferentemente, tiene lugar este proceso es la zona posterior del dorso lingual, aunque también puede producirse en otras localizaciones, como son las bolsas periodontales.

Los productos malolientes resultan de la fermentación bacteriana de proteínas, péptidos y mucinas encontradas en la saliva, sangre, fluido crevicular, neutrófilos lisados, células epiteliales descamadas y cualquier resto alimentario retenido en las superficies orales. Numerosas bacterias orales presentes en la placa subgingival producen una gran variedad de compuestos malolientes como productos metabólicos.

¿QUÉ RELACIÓN TIENEN LAS ENCÍAS Y LA HALITOSIS?

¿Qué influencia tiene la salud de las encías sobre la halitosis?

Como se ha comentado anteriormente, en un 90% de los casos de halitosis, el origen está en la boca, y en un 60%, en las enfermedades de las encías (gingivitis y periodontitis).

Respecto a la gingivitis, se ha demostrado que existe una relación directa entre el grado de deterioro de la salud gingival y el aumento de la concentración de CSV; esto es, los sujetos con encías sanas tienen una menor concentración de CSV que los sujetos con gingivitis, y, entre estos últimos, a medida que aumenta el grado de inflamación, y la cantidad de biofilm acumulado, aumenta la concentración de CSV y, por tanto, los niveles de halitosis.

¿Qué influencia tiene la halitosis sobre la salud de las encías?

Aunque normalmente se percibe la halitosis como un problema cosmético, hay una clara evidencia que demuestra que concentraciones muy pequeñas de estos compuestos odorigénicos son altamente tóxicos para los tejidos. Los CSV podrían jugar un papel en la patogénesis de las enfermedades inflamatorias que afectan al periodonto, como sería el caso de la gingivitis o la periodontitis. eraciones en los fibroblastos y en su citoesqueleto, que podrían llegar a perjudicar a las funciones celulares

¿Qué puedo notar?

La halitosis patológica de origen oral (el 60% de las halitosis de origen oral) se caracteriza por la emisión de gases con un olor desagradable, perceptible por otros, a través de la cavidad bucal. Este olor desagradable es más intenso en los primeros momentos del día, tras levantarse, ya que las bacterias han tenido muchas horas para multiplicarse libremente, tanto sobre la superficie de la lengua como en los demás tejidos duros y blandos de la cavidad bucal (mucosas, bolsas periodontales, superficies dentarias…), y además el flujo salivar disminuye durante la noche. Ello hace que estos compuestos sulfurados malolientes se puedan volatilizar más fácilmente en la presencia de poca cantidad de saliva y volverse así más perceptibles, y lo mismo ocurre tras varias horas de ayuno, durante situaciones de mucho estrés o tras hablar durante un tiempo prolongado.

Sin embargo, el propio individuo es el peor evaluador de su propio aliento, por lo que, a veces, la autopercepción de mal sabor o de sequedad bucal puede llevar a pensar que hay además mal aliento, cuando realmente puede no ser así.
Esto es especialmente relevante en los casos de pseudohalitosis (sujetos que piensan que tienen halitosis, pero que, tras explicarlesque no es así, son capaces de aceptarlo) y en los casos de halitofobia (sujetos que piensan que tienen halitosis y, a pesar de explicarles y demostrarles que no es así, no lo aceptan).

Cuando la halitosis se asocia a gingivitis (30% de casos de halitosis patológica oral), se observará una encía enrojecida, que sangra fácilmente y un engrosamiento de la encía y las papilas interdentales.

TRATAMIENTO DE LA HALITOSIS

El tratamiento de la halitosis oral (fisiológica y/o patológica) tiene como objetivos principales disminuir el número de bacterias productoras de mal olor presentes, principalmente, en el dorso posterior de la lengua y en los surcos o bolsas periodontales, reducir los sustratos proteicos disponibles que intervienen en el proceso metabólico de estas bacterias y, por último, neutralizar la volatilización de estos productos malolientes para que dejen de ser perceptibles.Esto lo vamos a conseguir, realizando una limpieza y pulido dental profesionalexplicando y reforzando las instrucciones de higiene oral, incluyendo instrucciones de cepillado, limpieza interdental con seda dental y/o cepillos interdentales según las necesidades individuales, y medidas de limpieza lingual con un raspador lingual, alcanzando la zona posterior de la lengua; por último, se prescribe el el uso de un colutorio específico, en forma de gargarismos (para alcanzar la parte posterior del dorso lingual), que nos ayude a disminuir el número de bacterias productoras de mal olor y a precipitar los CSV para que dejen de ser volátiles y, por tanto, detectables.

Por otra parte, se deben tratar  todas las patologías orales presentes, incluyendo caries abiertas, prótesis fijas y obturaciones sobrecontorneadas, etc.

En los casos en los que la aparición de halitosis se asocia con una condición patológica en el periodonto, si no tratáramos
la enfermedad periodontal subyacente, empeorarían ambas condiciones, tanto por la evolución lógica del proceso patológico como por el efecto nocivo que los CSV pueden ejercer de manera directa e indirecta sobre el periodonto.

                                                                                                      Fuente: Informe Halitosis  SEPA

                                                                                                                       www.sepa.es

No hay comentarios

Dejar una respuesta





?>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información sobre las cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies