Endodoncia

La endodoncia es el tratamiento que se realiza para conservar un diente que de otra manera sería extraído.

Consiste en la eliminación del tejido pulpar enfermo o “nervio” y de todos los microorganismos acumulados del interior de los conductos y de la cámara pulpar y el posterior relleno de éstos con un material especial para mantener el diente, devolverle la salud y su función masticatoria.

La causa más frecuente por la que hay que desvitalizar una pieza es la existencia de una caries que ha involucrado el tejido interno del diente (nervio) y lo ha infectado.  Esta infección si no es tratada se extiende al hueso que rodea el diente pudiendo incluso afectar a zonas alejadas del foco de infección. La única forma de tratar esta infección es la endodoncia, eliminado el tejido pulpar infectado del interior del diente y las bacterias que alli se acumulan y reproducen sellando el interior de las raices con un material biocompatible.

La endodoncia es un tratamiento complejo y minucioso que debe ser llevado a cabo por un especialista,  de forma que el pronóstico a largo plazo sea el mejor posible. La alternativa a la endodoncia es la extracción y perdida de la pieza.

Ver vídeo explicativo.